El impacto del mal uso del coche



Un mal uso puede ser cuando cuando lo utilizamos para desplazamientos cortos (de 0 a 1km o hasta 2km) por ejemplo,  que es cuando no le damos tiempo al motor para que alcance la temperatura óptima de funcionamiento y los consumos se disparan. 

Para mucha gente sin embargo el coche constituye su único medio de transporte y cada cual resuelve sus necesidades o deseos de desplazamiento como buenamente puede, faltaría más. Aunque lo que viene sucediendo cada vez en mayor grado es que ese sistema de movilidad en las ciudades sobre todo, en Bilbao también, genera cada vez más problemas (calidad del aire, ruido, accidentalidad, estrés, ocupación de espacio público, atascos, costes de las infraestructuras viarias, cambio climático…) y por lo tanto una menor calidad de vida entre sus habitantes.

Así que la pregunta a la que deberemos responder es: ¿En qué tipo de ciudad o area metropolitana queremos vivir?

– ¿Una más habitable, sana y sostenible? (Menos coches y menos facilidades para estos)

–¿O una con los mismos coches o hasta más si cabe? 

© Iker Diaz 2016