La Indurain en Brompton


¡Por fin llego el día! Y estuvo muy bien, me lo pase pipa, todo salió bien y al final  conseguí completar el recorrido de mi primera marcha cicloturista, y de mi primera marcha cicloturista... en Brompton, como no podía ser de otra manera. Al final, el tiempo empleado en el recorrido de "la corta" –102 km y 1500 m de desnivel– fue de 4 horas y 24 minutos. Mejor de lo que esperaba.

La marcha empezaba a las 8,30 así que bien que tocó madrugar para viajar el mismo día y estar una hora antes de la salida en Villaba (Atarrabia). Para cuando llegamos aquello  estaba ya muy animado. Había muchos ciclistas que para esa hora ya les veías preparados para salir. Otros nos íbamos acercando. Algunos en grupos, otros en grupos mas pequeños o simplemente acompañados y otros solos, pero todos con sus mega-bicis a su lado, o calentando un poco y con cierta tensión en el aire.


IMG 20160726 092725

¿No irás con eso?

El tiempo parecía correr de prisa porque la plaza con los chiringuitos de diferentes marcas o complementos para ciclistas rebosantes de alegre actividad, fue llenándose deprisa. Al poco ya estában entrevistando a Indurain a la vista y oídos de todos. 


IMG 20160728 162322

Miguel Indurain atiende al speaker mientras otros ciclistas suben a firmar


En breves momentos se iba a proceder al sorteo de una súper Pinarello entre los participantes, señal de que ya iba siendo hora de ir a por el dorsal, el maillot y los tickets de comer. La sensación era que la carrera podía partir en cualquier momento y que a mi me iba a pillar poniéndome el maillot o ajustando el dorsal en el manillar. Serían los nervios, supongo. Todo parecía muy profesional y bien organizado y todos parecían estar bien preparados para la ocasión. Daba cosa estar allí con la brommie en posición de descanso en mitad de tanto pro. 

IMG 20160726 091542

Una vez "disfrazados" con el maillot de la carrera, el culotte, el casco, el dorsal bien colocado y unos guantes que pude comprar en uno de los puestos por 10€ , dejamos de parecer unos hipsters despistados que se habían caido de un pino, –eso parecíamos–  para pasar a ser mas del "club". 

Recuperada la calma, hasta tuve tiempo de tomar un café con galletas gratis mientras bromeábamos sobre las reacciones que seguía provocando la Brompton.

De pronto la plaza comenzó a vaciarse. Tocaba dirigirse hacia la salida para ir tomando posiciones. Bueno, hacia el fondo de la linea de salida mas bien  que la calle principal estaba ya toda tomada. ¡Qué montón de bicis! Así, tras caminar unos cientos de metros por el costado de la calle y la bici a la mano, pude encontrar mi lugar entre otro montón de ellas que se aprestaban también para salir. Estas se iban apretando mas cada vez hasta que cada cual acababa afirmándose en su lugar. Para cuando cruzáramos la linea de

salida, la cabeza ya estaría situada a tres o cuatro kilometros.


Costó un poco rebasar la linea de salida. Parábamos, arrancábamos, volvíamos a parar... Íbamos a tener que estar todos muy atentos y atentos sobre todo a los frenos hasta que la marcha se abriera mas. Encendí el piloto rojo trasero al poco de arrancar con la intención de hacerle advertir mi presencia al que viniera por detrás. No era el único. La mañana no acababa de aclarar del todo y caia un ligero sirimiri.

IMG-20160723-WA0079

Al rato íbamos bastante vivos, con ganas, y ocupando por entero las calles como no podía ser de otra manera. 

Cuando tomamos la carretera que nos llevaría a Aoiz en cambio, no lucíamos tan compactos. Se habían formado grupos que iban dividiendose a su vez en mas grupos según crecían los kilómetros.

Yo había planeado llevar unas indicaciones en el manillar a modo de gps casero, sobre las cuestas y los desniveles de la ruta y su situación para que no me pillasen de sopetón durante el recorrido. El hecho de que hubiera que mantener una media de 20km/h en un recorrido de 102 km me tenía un tanto preocupado. No suelo recorrer distancias tan largas. Gestionar bien el esfuerzo, sin forzar demasiado en la primera mitad, se me antojaba importante. En la "chuleta indicadora" que me había fabricado se podían leer cosas como: tachuela a los 10km; tres subidas y bajadas en los kilómetros tal y cual después de Aoiz; vuelta a subir desde Oroz-Betelu a Garralda y un poco mas… y así. Al final, entre tanta cosa que debía llevar se me olvidó, aunque no me importó demasiado. Lo recordaba bastante bien. Cuando vi que en la primera hora había recorrido 25 km supe que salvo que surgiera algún imprevisto, no iba a tener problema alguno con el tiempo.

Subiendo hacia Garralda

El precioso y variado paisaje –una de las razones por las que me apunte– hacía que la marcha resultara muy entretenida. Era una maravilla observar todo aquello. A ratos, con la excusa de la Brompton, también charlaba con otros corredores, así que los kilometros iban pasando rapidamente y enseguida vino el primer avituallamiento, señal de que habíamos completado la primera mitad. No paré. Tampoco pararía en el segundo. Tenía te de sobra, buenas barritas… ¿que mas podía querer?

 RG39975b


Bueno, "lo peor" ya había pasado. Habíamos estado alejándonos de Villaba hacia el NE y ganando altura, así que Meskiritz de alto tuvo mas bien poco. La vuelta hacia el SO ya estaba servida. Solamente la última subida de todas al alto de Erro a esas alturas de carrera, podía chincharnos un poco, como así fue, aunque fuimos recompensados de sobra con la bajada a Zubiri que resultó espectacular. Y poco mas. Restaban pocos kilómetros para llegar. Todo había ido bien, estaba contento y ya solo quería terminar y abrazar a mi novia que me había acompañado y apoyado en esta simpática aventura.


IMG 20160728 194029

© Iker Diaz 2016