Ya puedes probar las nuevas bicicletas eléctricas de Bilbao

Bilbao estrena en estos días el nuevo servicio municipal de préstamo de bicicletas, el más avanzado del Estado. Bilbainada o no, a partir de ahora todas las bicicletas del préstamo de bicis pasan a ser eléctricas, con lo cual cualquier usuario que sepa montar en bici podrá alcanzar los barrios más altos de la ciudad y sus calles sin morir en el intento, o sin tener que estar megacachas. Esta pudiera ser, en parte al menos, la idea  subyacente del nuevo impulso al servicio de préstamo de bicicletas por parte del ayuntamiento. 

Bilbaobizi1


Así, las bicicletas de Bilbaobizi pasan a situarse a partir de ahora a la altura de los vehículos a motor a la hora de allanar las cuestas de la villa, pero sin emitir gases venenosos, sin ruidos, sin apenas ocupar espacio, y manteniendo a sus usuarios en forma, ¿quién da más?

Se espera que estos crezcan en número, y ya se ha previsto que las bicis pasen de las 200 unidades que había hasta ahora a las 450 unidades previstas para 2019, ¡y disponibles las 24h! Cambian y crecen también los puntos de entrega, que pasan a disponer de una pantalla para poder interactuar con las bicis y de un sistema de recarga para las baterías de las bicicletas. Y cambia también el nombre del servicio, que pasa a denominarse Bilbaobizi, en linea con Bilbao Garbi, Bilbao Kirolak y Bilbao Ondo, en lugar de Bilbonbizi con o de Bilbo que pasa a mejor vida.

Bilbaobizi2


¿Y CÓMO SE HACE PARA ALQUILAR UNA BICI?

Antes que nada, tienes que darte de alta. La gran novedad es que ahora lo puedes hacer mediante la app Bilbaobizi que instalas en tu teléfono móvil, tanto si estás empadronado en Bilbao como si no. Es la manera más cómoda, aunque también lo puedes hacer en el propio ayuntamiento, en la página web de Bilbaobizi (bilbaobizi.bilbao.eus), así como en la pantalla de los propios puntos de alquiler. Es fácil, basta con indicar tus datos personales (número de DNI, nombre, número de teléfono…) y una dirección de correo, donde se te enviará un PIN que se te pedirá cada vez que vayas a alquilar una bici junto con el número de teléfono.


Bilbaobizi4


Una vez que hayas introducido el pin y tras pulsar en la opción alquilar, si lo haces por medio de la pantalla, ésta te asignará un número, que es el que lleva la bicicleta que debes retirar. Si lo haces a través de la app, el teléfono "lee" el número de la bici que tú previamente hayas elegido (situado en el guardabarros trasero), ésta se desbloquea, siempre que esté disponible, y ya puedes circular con ella. Dispones de cinco minutos para ver que esté todo bien y dar por buena la bicicleta,  es decir, que las ruedas no estén pinchadas o desinfladas, que no se haya salido la cadena, que se pueda ajustar el sillín a tu altura, y que las baterías estén con los cinco leds verdes encendidos a ser posible, y si no, vuelta a empezar.

Led argiak


NUESTRA EXPERIENCIA

En el breve tiempo que usamos las bicis (Ametzola-Indautxu y Sagrado Corazón-Ametzola) encontramos una pinchada o desinflada, otra a la que no se le podía ajustar el asiento (importante ajustarlo a tu altura antes de salir), bicicletas con una única luz verde de carga en modo intermitente que no tiraba, con dos luces de los cinco posibles, que tampoco tiraba, bicicletas que no se podían retirar (en servicio al parecer a pesar de estar ancladas), y una bicicleta con la cadena salida. Supongo que son cosas que te pueden pasar, y que irán mejorando poco a poco, pero mejor ir con tiempo a las estaciones de alquiler para poder solventar estos contratiempos.


¿PERO CÓMO ES LA BICICLETA EN SÍ?

La bicicleta, la que estaba bien cargada al menos, nos pareció que andaba muy bien, y la asistencia a la pedalada que proveen su motor y su batería también. El impulso que proporcionan es firme y suave al mismo tiempo, cortándose en cuanto dejas de pedalear. Disponen de un cambio Nexus de tres marchas en el puño derecho, sencillo y suficiente, y de un timbre que no se ve pero que se acciona haciendo girar el puño izquierdo. Los frenos, de disco, no parecían actuar con excesiva firmeza, aunque es posible que estén en período de ajuste. El sillín se puede regular en altura y la cesta delantera viene provista a su vez de unas gomas para sujetar su carga, tal y como se observa en la foto. Ah, y todas llevan sus luces encendidas todo el tiempo.

Bilbaobizi3

     

En la foto puede verse también la nota que indica que circular por la acera con ellas está penado con 150€ y seis meses de suspensión del servicio. Concretamente, una persona con la que compartimos impresiones en la terminal del Sagrado Corazón, se sorprendió de que no se pudiera andar en bicicleta por las aceras. "Entonces por dónde", preguntó, como si circular por la calzada en Bilbao fuera un auténtico disparate. Y es que solamente desde esa gran inseguridad puede entenderse que la gente, a pesar de la afición que le profesa a la bicicleta, ande en bici tan poco y mal por sus calles en comparación con otras ciudades.

¿En cuál de las estaciones del servicio de préstamos veremos subirse a Ayuntamiento y Diputación a la bicicleta?

Lo digo porque, bien que lo saben, de poco van a servir estas flamantes bicis si no pueden circular con seguridad por las calles de la villa.

© Iker Diaz 2016